Salud y nutrición

Nutrición Vegan

El respeto hacia los animales es un motivo suficientemente valioso para optar por el veganismo, pero debes saber que al mismo tiempo que cuidas de ellos, también estas cuidando de tu salud.

Una significativa convergencia científica sugiere que una alimentación 100% vegetal puede ayudar a prevenir e incluso revertir algunas de las principales enfermedades del mundo occidental (enfermedad cardiovascular, algunos tipos de cánceres, diabetes, hipertensión, colesterol alto, etc.), en algunos casos incluso de forma más efectiva que la medicación o la intervención quirúrgica.

Los beneficios de una alimentación vegetal se atribuyen principalmente a su elevado valor nutricional y baja densidad calórica, su alto contenido en fibra, vitaminas y minerales, su alto poder antioxidante y al mismo tiempo el menor aporte de grasa saturada y trans, colesterol y otros componentes perjudiciales para el organismo que se encuentran en mayor concentración o exclusivamente en los alimentos de origen animal (ácido araquidónico, hierro hemo, mercurio y otros metales pesados como el cadmio).

Una alimentación vegana bien planificada, basada en alimentos integrales (frutas y frutos rojos, verduras y hortalizas, cereales, legumbres, frutos secos y semillas) y que limite el consumo de alimentos procesados (ricos en azúcar, sal y aceites y grasas añadidas) es adecuada para todas las etapas de la vida, incluyendo el embarazo, la lactancia, la infancia, la adolescencia y también para individuos que realizan ejercicio físico abundante o atletas profesionales. Siempre y cuando aseguremos que este tipo de alimentación es suficiente energéticamente, el aporte de vitaminas, micronutrientes (incluyendo el calcio y el hierro) y también ácidos grasos esenciales omega 3 y 6, será adecuado. De la misma forma, no es necesario comer alimentos de origen animal para cubrir los requerimientos proteicos del organismo ya que las proteínas presentes en los alimentos vegetales exclusivamente aportan todos los aminoácidos necesarios (esenciales y no esenciales).

Sin embargo, hay dos vitaminas que no son sintetizadas por los vegetales: la vitamina D (producida por el organismo al estar expuesto al sol) y la vitamina B12 (producida por microorganismos). Actualmente, los estándares higiénicos de la sociedad moderna en la que vivimos han destruido las principales fuentes naturales de B12 y es posible que pases insuficientes horas bajo el sol a diario cómo para sintetizar suficiente vitamina D. Por este motivo, en una alimentación vegan debes asegurar el aporte de estas dos vitaminas a partir de alimentos fortificados o suplementos.

Cuando transicionas a un estilo de vida vegano, es habitual tener dudas e inseguridades relacionadas con la alimentación. Desde el Hogar Animal Sanctuary te animamos a que nos envíes todas tus dudas para que podamos orientarte y facilitarte la información adecuada.

Bibliografia:

Vegetarian Diets, American Heart Association

http://www.heart.org/HEARTORG/HealthyLiving/HealthyEating/Vegetarian-Diets_UCM_306032_Article.jsp#.WaP3yShJZPY

 

Craig WJ, Mangels AR; American Dietetic Association. Position of the American

Dietetic Association: vegetarian diets. J Am Diet Assoc. 2009 Jul;109(7):1266-82.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19562864

Nutrición

Es habitual que, en las primeras aproximaciones al concepto de veganismo, surjan ciertas dudas acerca de la dieta. Si no consumo carne, ¿de dónde obtendré las proteínas? Si elimino los productos de origen animal, ¿cómo puedo llevar una dieta perfectamente sana y equilibrada? Ya estoy aprendiendo que la leche de vaca sólo es conveniente para el ternero pero, ¿cómo la puedo sustituir?

Pero los beneficios de una dieta vegan en nuestra salud son indiscutibles, siempre y cuando nos aseguremos de equilibrar los nutrientes y cantidades adecuadamente. Al dejar de consumir productos de origen animal, no sólo dejamos de ser responsables de la explotación, maltrato y muerte de animales, sino que además dejamos de consumir grasas saturadas, colesterol, radicales, ácidos… Que, sumados al tratamiento incorrecto del ganado en la actualidad, con hormonas, piensos cárnicos de baja calidad, hierba bañada en químicos, deterioran paulatinamente nuestra salud, limitando nuestra calidad de vida.

Los riesgos de adquirir enfermedades a través del consumo exclusivo de vegetales disminuyen exponencialmente, e indagar en los beneficios, nutrientes y vitaminas de cada uno nos ayudan a ser mucho más conscientes de lo que comemos. De cualquier modo, está demostrado que una dieta vegan equilibrada es la dieta más sana que existe, disminuye los riesgos de padecer enfermedades cardíacas, de circulación, cáncer, obesidad, depresión… Y hoy en día las alternativas son tan numerosas que no nos daremos prácticamente cuenta del cambio de alimentación.

Es habitual que, en las primeras aproximaciones al concepto de veganismo, surjan ciertas dudas acerca de la dieta. A continuación tienes una respuesta a las preguntas más frecuentes.