Animales de Transporte y Cargas

abre148

En muchas zonas del mundo, los animales son forzados a trabajar sirviendo de
instrumentos para la realización de labores agrícolas. ¿Quieres saber más sobre este
tema? Sigue leyendo…
Aunque, en nuestras sociedades occidentales desarrolladas, la maquinaria ha
desplazado casi totalmente esta forma de explotación, aún persiste la utilización de
animales para la carga y transporte de mercancías y personas.

abre149
abre150

Caballos, burros, mulas y otros equinos, además de camellos, elefantes o bueyes, han
sido tradicionalmente empleados como “bestias de carga”. Obligados a transportar sobre
sus lomos pesados fardos o a tirar de carros con cargamentos de cientos de kilos, estos
nobles y dóciles animales soportan penosas existencias y son usados hasta que su
maltratados cuerpos, extenuados tras años de trabajos forzados, ya no son capaces de
servir a sus explotadores. Entonces, muchos de ellos son “desechados”, eufemismo con
el que se alude a su asesinato para evitar correr con los gastos de mantenimiento de un
animal que ya no resulta rentable. Otro será comprado para ocupar su lugar, comprado
como un utensilio más de trabajo para ser destinado a una vida de esclavitud, maltrato y
privaciones.

abre151

Además del transporte de mercancía pesada, los animales son también empleados para
el transporte de personas, bien sea como “vehículo” de uso cotidiano en las sociedades
menos desarrolladas o como medio para la realización de recorridos turísticos.

En muchas localidades españolas, por ejemplo, se ofrece a los visitantes la posibilidad de
contratar desplazamientos en calesas tiradas por caballos. Estos animales son sometidos
a interminables jornadas de trabajo, con altas temperaturas y sin posibilidad de realizar
descanso alguno. Día tras
día recorren cientos de kilómetros arrastrando el pesado carruaje cuya carga de turistas
se renueva incesantemente, mientras son azotados con las riendas para evitar que se
detengan.
En otros casos, los recorridos se realizan directamente a lomos de los caballos o burros
que se ofrecen como reclamo turístico. En países africanos y asiáticos, se emplean para
estos mismos fines camellos y elefantes, respectivamente.

abre153