Cerdos

Los cerdos son unos animales increíblemente sociales, cercanos, leales, alegres y juguetones. Sin embargo, en España se les ve como animales “de consumo” y por tanto, pasan a ser considerados bienes, en lugar de seres merecedores de respeto.

¿Sabías que se estima que los cerdos tienen una inteligencia superior a la de un niño humano de 3 años de edad? ¿Y que son más inteligentes y con mayor olfato que los perros? Imagináos lo que debe ser para ellos vivir entre sus propios excrementos, como sucede con los miles y miles que viven en las granjas, teniendo como tienen un olfato tan sensible…

Además, son despreciados habitualmente, siendo la palabra “cerdo” un sinónimo de falta de higiene… nada más lejos de la verdad. Gracias a los baños de barro se mantienen fresquitos, pero eso no les hace ser sucios.

Los cerdos no huelen a suciedad, no les gusta vivir entre sus propias heces. Adoran las camitas de paja limpia, especialmente en invierno para estar calentitos. Y por eso, cuando viven en libertad y fuera de las granjas, no huelen mal: huelen a tierra, a hierba, a flores, al campo en el que les encanta estar.

En este momento, párate y piensa: ¿qué sabes realmente sobre los cerdos? Quizás sólo los mitos que nos cuentan los explotadores, quizás solo tópicos basados en recuerdos de la infancia de los cerdos que malvivían hacinados en las cochiqueras de los pueblos, hacinados y encerrados. Pero eso no es su realidad.

En los santuarios conocemos a los cerdos porque les mostramos como son y no basándonos en lo que nos interesa de ellos. No te pierdas este vídeo sobre lo que realmente les gusta a los cerdos:

A continuación puedes conocer un poco mejor las historias de los cerdos que viven en el santuario. ¡Échale un vistazo a sus fichas, fotos y vídeos!