El jabalí: la presa acorralada

Kat Von D, rescatada por El Hogar Animal Sanctuary

Kat Von D, rescatada por El Hogar Animal Sanctuary

Los jabalíes viven en nuestros bosques, aunque rara vez se dejan ver, ya que además de ser de costumbres nocturnas, deben procurar mantenerse bien escondidos de su más temible depredador: el ser humano.  Por una parte, son un codiciado objetivo para los escopeteros que por desgracia abundan en nuestro país. Sus cabezas dotadas de majestuosos colmillos, les convierten en tétricos trofeos decorativos. La carne de jabalí macho apenas sirve para el consumo, pues sus glándulas hormonales les confiere un sabor muy intenso. Las hembras, por el contrario, son las preferidas para los guisos, así que son ellas quienes están en el punto de mira de cazadores, furtivos o no, que a menudo, de un solo tiro, destruyen varias vidas: la de una madre y sus hijos. La orfandad en animales salvajes como consecuencia de la caza es terriblemente elevada.  Existe una modalidad de caza extremadamente cruel y primitiva que es el lanceo del jabalí. Es una competición muy similar a la que se hace en Tordesillas con el Toro de la Vega: un grupo de individuos, aficionados a matar, se reúnen montados a caballo para acosar en campo abierto y lanza en mano, a un aterrorizado jabalí. Gana el primero que clava su arma en el animal.
Asesinato por lanza. (Fuente: http://clubdelanceo.com/ )

Asesinato por lanza. (Fuente: http://clubdelanceo.com/ )

 

Por otro lado, existe el problema de los agricultores y sus cultivos, muchas veces arrasados por los jabalies.
Juan Ballesteros López, que es Agente para la Protección de la Naturaleza y Técnico Medioambiental, nos habla de este grave asunto:
“El jabalí es animal altamente social que vive en grupos familiares, acepta bien a los de su especie y también se adapta con facilidad a otras. En el medio natural su alimentación omnívora les hace muy generalistas. Aunque son acusados de ser responsables de causar grandes daños en bosques, campos, cultivos y otros animales, lo cierto es que el motivo de que esto ocurra no es otro que el desequilibrio en los ecosistemas por la acción humana. En un ecosistema natural sano, el equilibrio hace del jabalí una especie fundamental generadora de biodiversidad, mejorando suelos, sembrando y fertilizando mientras lo remueven controlan el número roedores, invertebrados y otras faunas. El jabalí es uno de los sostenes de los grandes depredadores: al revolcarse en el barro para protegerse de los parásitos y refrescarse, crean pequeños y grandes depósitos de agua en los que bebe el resto de la fauna.
El problema entre  el humano y el jabalí emana de la falta de ecosistemas sanos con la desaparición
de depredadores naturales a los que el hombre considera competidores. Una vez creado este desequilibrio, la avaricia de nuestra especie nos llevó a una persecución en busca de su extinción. Los rancios y erróneos planteamientos del pasado se adentran en el presente de mano del mundo de un amplio sector de la caza y con el beneplácito de la Administración (véase el caso del zorro y las autorizaciones para su eliminación durante todo el año con lazos, trampas, cacerías y hasta con perros en sus madrigueras, demostrando un absoluto desconocimiento del funcionamiento de los ecosistemas por parte de cazadores y técnicos de la Administración. Y del lobo ni hablemos).
Exterminio de animales silvestres (Fuente: http://coperibadesella983fm.blogspot.com.es/)

Exterminio de animales silvestres (Fuente: http://coperibadesella983fm.blogspot.com.es/)

Los suidos se asientan en las mejores zonas de alimentación al no ser acosados por depredadores y ahí surgen los problemas con el medio y los cultivos. Estos daños son y serán mayores cuanto peores y más largos sean los periodos de sequía a causa del cambio climático. La falta de humedad en el suelo cierra el acceso a invertebrados y tubérculos y el hambre les obliga a desplazarse a las vegas de los cauces que conservan la humedad. El saqueo de los cauces a través de las acequias sin respetar los caudales ecológicos y la ocupación del territorio aún limita más las posibilidades de alimentación del resto de animales a los que no les queda otra opción para sobrevivir que la de alimentarse en los cultivos humanos.
Cuando en el bosque ya no hay alimento. (Fuente: ABC)

Cuando en el bosque ya no hay alimento. (Fuente: ABC)

El conflicto está asegurado y más dada la actitud de las personas, que lejos de intentar la convivencia buscan la eliminación. A pesar de que se les insta a poner medios para evitar los daños a sus cultivos, mayoritariamente optan por el uso del plomo, método que lejos de arreglar las cosas las complican más a largo plazo. De nuevo se hace evidente un gran desconocimiento del funcionamiento de los ecosistemas, pero el mercado y las ganancias espurias mandan. Y los pistoleros abundan. Pero de estas tristes vidas ya habrá tiempo de hablar en otro momento.”
Como un trofeo (Fuente: http://posadaelsestil.com/)

Como un trofeo (Fuente: http://posadaelsestil.com/)

Una vez más, el ser humano, genera un problema y lo trata de resolver a través del asesinato de inocentes, amparado por las administraciones y el gobierno.  Esto es aplicable a cualquier crisis global que desemboque en una guerra, situación tristemente común y habitual. Deseamos que algún día la población llegue a comprender que no hay dificultad que se resuelva a través de la violencia y que solo podremos aspirar a un futuro menos negro, si comenzamos a respetar al prójimo, sea de la especie que sea.
Kat Von D, rescatada por El Hogar Animal Sanctuary

Kat Von D, rescatada por El Hogar Animal Sanctuary

La pequeña Kat Von D es una víctima de la caza y del maltrato humano. A sangre fría, fue arrojada a un pozo junto a sus hermanos, y rescatada justo a tiempo para poder ofrecerle una vida. No sabemos qué le pudo ocurrir a su madre, pero podemos intuir que fue algo triste y doloroso. Es legendario el valor y la fuerza que muestran estas madres coraje para proteger a sus hijos, y la expresión “pelear como una jabata” nos da una idea de que son capaces de hacer cualquier cosa por cuidar de su familia. Kat es una recién llegada al santuario y cuenta con un futuro prometedor sin el peligro constante de que la acechen los cazadores.

Nuestros bosques son cada vez más escasos, deglutidos año tras año por planes urbanísticos, por incendios provocados o por sequías. Y los pocos que quedan son cotos de caza. ¿Dónde van a esconderse los animales? No hay lugar para ellos en la naturaleza. Kat tiene alma silvestre, es cierto, pero integrarla en un monte sería condenarla a una muerte prematura, como la de su madre, en un país donde el odio al jabalí es algo declarado y amparado por las Administraciones. Así que esta bebé, crecerá en El Hogar con sus primos hermanos los cerdos, formando vínculos familiares y disfrutando de una vida feliz. Al fin y al cabo es lo que anhelamos todos, domésticos y silvestres, ¿verdad?

El único disparo que debería recibir un animal

El único disparo que debería recibir un animal

Si tu también estás contra la caza, contra la destrucción del medio natural de los animales silvestre y contra la injusticia en general, considera unirte a El Hogar Animal Sanctuary y formar parte del equipo. Juntos, construimos una realidad mejor para los animales: http://elhogar-animalsanctuary.org/como-ayudar/hazte-socio/

Si te has enamorado de la pequeña Kat y quieres formar parte de su vida y verla crecer, amadrínala: http://elhogar-animalsanctuary.org/como-ayudar/apadrina-animal-rescatado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *