Animales en casa

Leider ist der Eintrag nur auf Europäisches Spanisch verfügbar. Der Inhalt wird unten in einer verfügbaren Sprache angezeigt. Klicken Sie auf den Link, um die aktuelle Sprache zu ändern.

Existen animales no humanos, como perros, gatos, hurones o pájaros, que por razones culturales conviven con los seres humanos en un entorno libre de explotación. Estos son los animales usualmente denominados ‘de compañía’. Tradicionalmente, también se les ha llamado ‘mascotas’. Sin embargo, éste es un término que es necesario evitar, ya que sugiere una desigualdad en la relación entre el ser humano y el animal no humano que conviven juntos, en la que éste último estaría subordinado al primero.

greta_gretel

Al igual que ocurre con seres humanos, en sí mismo no hay nada moralmente incorrecto con proporcionar cuidados a animales no humanos con quienes convivimos. Pese a que en muchos países siguen teniendo el estatus de propiedad, si consideramos sus intereses de forma no discriminatoria no sólo estamos contribuyendo a que tengan buenas vidas. También damos ejemplo a otras personas acerca de cómo deben ser tratados los individuos de otras especies.

 

Ahora bien, tenemos la obligación de cuidarles sin caer en prácticas que pueden ser dañinas para otros animales. Como podréis ver en los siguientes apartados, comprar a un animal de compañía es injusto. La alternativa ética es adoptar. Esto es porque al comprar un perro, un gato u otro animal estamos contribuyendo a una industria de producción de estos animales que causa grandes sufrimientos y muertes. También contribuimos a la explotación de los demás animales cuando optamos por dar a nuestros compañeros una alimentación no vegana. Al hacerlo, apoyamos que se dañe a otros animales de formas que jamás consentiríamos que se dañara a los no humanos que conviven con nosotros.

comino

También debemos evitar prácticas que sean malas para ellos mismos. Esto sucede cuando evitamos esterilizarles, aumentando las posibilidades de que enfermen y acortando sus vidas. Del mismo modo, debemos evitar otras, como las mutilaciones estéticas o la desungulación, que se llevan a cabo por motivos puramente egoístas. En estos casos se daña a un animal para satisfacer intereses estéticos triviales.